Catedral de Milán

Una de las ciudades que está llena de historia, belleza, moda y diseño cuando viajas a Italia es indudablemente Milán. Una de las metrópolis más prominentes del norte de Italia. Es reconocida por ser la capital mundial de la moda y el núcleo financiero del país europeo, y también cuenta con una de las representaciones del catolicismo más reconocidas del mundo: la Catedral de Milán.

Es por lo que hoy haremos un paseo por esta magnífica estructura que no solo es parte del pasado, sino del presente y futuro de la humanidad.

catedral de milan
Duomo de Milán

➤ Historia y curiosidades

Uno de los lugares turísticos que ofrece la ciudad de Milán es definitivamente Il Duomo di Milano o la Catedral de Milán, es una de las más grandes del mundo, esta edificación de estilo gótico se inició a construir en 1386 en plena ciudad por el arzobispo Antonio da Saluzzo.

Muchos aseguran que no fue casual que el inicio de las obras de la Catedral haya coincidido con la llegada al poder de Gian Galeazzo Visconti, quien era primo del arzobispo.

Para poder entender mejor y de manera cronológica cómo fue el proceso de construcción de la Catedral, haremos un interesante recuento por los datos más relevantes:

  • 1386: La construcción estuvo liderada por el arquitecto Simone da Orsenigo, fue el jefe de los 300 empleados que conformaban la Fabbrica del Duomo, encargada exclusivamente de la construcción de la Catedral.
  • 1389: El francés Nicolas de Bonaventure es el nuevo arquitecto jefe de la obra y le imprime a la Catedral su estilo gótico.
  • 1396: Jean Mignot, otro francés, pasó al frente de la obra, aseguró que el trabajo hecho por sus predecesores era un peligro de ruina, sin embargo, sus predicciones fueron falsas.
  • 1402: Fallece Visconti y la obra comienza a tener avances muy lentos.
  • 1480: Leonardo da Vinci aparece como el gran salvador del diseño de la Catedral, con su estilo renacentista, ofrece ideas entre las que se destacan los dibujos para solucionar el casco doble del cimborrio.
  • Entre 1500 y 1510: Se completó la cúpula octogonal, al tiempo que se decoró el interior de la catedral con unas 60 estatuas (para ese entonces) que representan a santos, profetas, sibilas y otros personajes del Antiguo Testamento.
  • 1562: Se instaló el famoso candelabro Trivulzio y el San Bartolomé de Marco d’Agrate.
  • 1571: Ascendió como obispo Carlo Borromeo y designa a Pellegrino Tibaldi como nuevo arquitecto, ambos deseaban darle un estilo más renacentista a la Catedral para profundizar en su naturaleza italiana.
  • 1762: Durante dos siglos, fueron muchos los cambios que sufrió la construcción del diseño original de la Catedral, pero fue este año cuando se levantó la aguja Madonnina (108,5 metros de altura), que representa a la Virgen María y es uno de los rasgos más característicos de la obra.
  • 1805: Napoleón Bonaparte, ya a punto de ser nombrado rey de Italia, solicitó a Carlo Pellicani la culminación de la fachada de la Catedral, y aseguró que lo adeudado sería costeado por el tesoro francés.
  • 1965: Se inauguró la última puerta de Il Duomo di Milano.
  • 2008: Finalmente se ve concluida la obra luego de siglos, los arquitectos para el momento eran descendientes de Carlo Pellicani.

➤ Qué ver en la Catedral de Milán por dentro

Hay mucho que ver, siempre que conozcas un poco de su historia antes, seguro pasarás horas observando cada uno de los detalles y estilos, porque lograrás recorrer de manera imaginaria por todos y cada uno de los siglos y de los 157 metros de largo que forman parte de la construcción de Il Duomo, o la casa de Dios.

El edificio es un sitio turístico único, tiene una arquitectura que mezcla de manera fascinante los estilos góticos, francés y renacentista. Ir a Milán y no tomarse el tiempo necesario para poder vivir lo grandioso de la Catedral es algo imperdonable.

Una de sus principales atracciones son definitivamente, sus ventanales, le dan una gran iluminación al interior de la Catedral y son consideradas como las más grandes del mundo, estas imponentes estructuras que forman parte del edificio son tan magníficas como imponentes.

En su interior puedes encontrar las estatuas talladas que llegan hasta el techo del edificio que representan santos, profetas y otros personajes de la religión católica que tienen siglos de existencia, también placas de mármol oscurecido que forman parte de sus columnas.

Y si eso te parece poco, las pinturas de grandes artistas que son representación de escenas religiosas, cuadros que se encuentran colgados entre las columnas, te parecerán aún más grandiosas, así que ver dentro de Il Duomo di Milano tendrás para disfrutar de una experiencia magnífica.

➤ Información general

La ciudad de Milán es un sitio turístico que tiene mucho más que ofrecer a sus visitantes, así que te recomiendo que te acerques también el Cenáculo Vinciano, está muy cerca de la Catedral y allí te podrás deleitar con la obra de Leonardo da Vinci: La Última Cena.

Algunos datos curiosos sobre sus características arquitectónicas que debes tener presente para que conozcas un poco más sobre esta magnífico sitio turístico son:

  • Está conformada por 135 agujas, que son igualmente proporcionales a la cantidad de estatuas.
  • Tiene 150 gárgolas que forman parte de su imponente fachada y sirven también como desagüe de las lluvias.
  • Dentro se encuentra representado, por una tira de cobre en el suelo, el meridiano que pasa por allí, con los signos zodiacales a los lados. Un agujero en la bóveda de este recinto permite la entrada de la luz del sol, que indica el mes de acuerdo con el signo.
  • Una de las obras más estremecedoras es la de San Bartolomé desollado, una estatua de Marco de Agrate de 1562 muestra al santo con la piel arrancada y puesta como un manto cubriéndole el cuerpo con expresión tranquila.
  • Aún hay rastros de las bombas lanzadas durante la Segunda Guerra Mundial en su puerta principal como mudos testigos de un enfrentamiento sin cuartel.

Si estos datos interesantes llaman tu atención, te comento que existen muchas más curiosidades que encierran a este edificio que lo han convertido en uno de los lugares turísticos más famosos del mundo.

Aunque la Catedral puede abarcar dentro de sus paredes hasta 40.000 personas, es importante que tengas en cuenta algunas recomendaciones:

  • Lo mejor es contratar una guía que te lleve a conocerla de manera exclusiva, ellos son conocedores de su historia, te gestionan las entradas y así evitas las esperas.Tour por la Catedral de Milán con terraza y criptas
  • Si deseas tener más aventura y prefieres hacerlo por tu cuenta, entonces debes saber que se encuentra abierta todos los días desde las 8:00 hasta las 19:00 horas.
  • Aunque la entrada a la Catedral es gratuita, para poder tomar fotos debes pagar 2€, el acceso para subir a la terraza panorámica a pie cuesta 7€, y si prefieres por ascensor, 12€.

➤ Mapa y Ubicación

[Total:1    Promedio:5/5]