Napoles

Para visitar la característica y famosa “Ciudad del Sol”, con sus numerosos sitios históricos y arqueológicos, ¡una vida no sería suficiente!

Visitar Nápoles en un día podría ser todo un reto, ya que es sin duda una de las tierras más bellas del sur de visitar en Italia, ya que es particularmente rica en tesoros arquitecctónicos, pero también  por la calidez de todos sus habitantes.

Volcánica, voluptuosa y llena de ganas de vivir, Nápoles irradia el encanto irresistible de una ciudad a la que todos los extremos parecen muy agradable: desde calles sucias que cruzan senderos sombreados por palmeras, hasta fachadas ruinosas que esconden salones barrocos y santuarios y capillas que flanquean clubes de moda.

Pocas ciudades europeas son tan excitantes y embriagadoras, y pocas son tan incomprendidas.

Sin embargo, con un plan de acción bien diseñado, la tarea no es tan difícil. Veamos, pues, cómo es posible visitar Nápoles en un día…

Qué ver y Hacer en Napoles en 1 día

Necesitaremos:

  • Mapa de la ciudad
  • Un  billete único de 1 día para los medios de transporte

1.-Plaza del Plebiscito

Para empezar a visitar Nápoles en un día, puede salir de la estación central de ferrocarril de Piazza Garibaldi. Se puede comprar un billete sencillo y diario ( 3,10€ ) y tomar la ruta que conduce al túnel de metro de la línea 2, en dirección a Pozzuoli.

Una vez que haya subido, bájese en la parada de Montesanto, a lo largo de la Pignasecca y entre en la vía Toledo, la calle de las compras.

Durante el recorrido, podrá visitar los barrios típicos de la ciudad y la bella Galería Umberto I, así como el majestuoso Teatro Real San Carlo, donde podrá regenerarse en un típico bar de la playa, para disfrutar de un delicioso espresso napolitano, acompañado de una torta de pastelería refinada, admirando la vista de la famosa Piazza del Plebiscito.

Plaza del Plebiscito, Napoles
Plaza del Plebiscito, Napoles

En esta plaza se encuentran algunos de los edificios más importantes de la ciudad, empezando por la Basílica de San Francisco de Paula con la hermosa portada neoclásica y la cúpula que me recordaba al Panteón de Roma. En el lado opuesto se encuentran el Teatro San Carlo y el Palazzo Reale, con una curiosa historia. Fue construido con prisa a finales del siglo XVI, cuando el rey Felipe III declaró que iría a Nápoles y en la ciudad se creía que no había ningún edificio adecuado para su visita…

A pocos pasos de la Piazza del Plebiscito, en via Chiaia 1, se encuentra el histórico Café Gambrinus, el “salón de la ciudad” desde hace más de 150 años, lugar de encuentro de artistas e intelectuales, desde Gabriele d’ Annunzio a Oscar Wilde, Ernest Hemingway a Sigmund Freud.

Café Gambrinus
Café Gambrinus

Durante la década de 1930 fue cerrada porque era frecuentada por los opositores del gobierno fascista, pero en 1973 la familia Sergio se hizo cargo de la actividad y hoy el Gambrinus ha vuelto a su antigua gloria. Entonces podremos disfrutar de un pequeño y merecido descanso con un perfecto café napolitano!

2.-Castel Nuovo-Maschio Angioino

Continuando por Via San Carlo se llega a la Piazza Municipalio, donde se encuentra el Palacio San Giacomo y el imponente Maschio Angioino.

A partir de este punto, para continuar con el recorrido por la ciudad, hay que tomar un medio de transporte, luego un autobús R1 o R4, para llegar a la Piazza Dante. Una vez llegado, se pueden admirar diferentes rutas y todas ellas conducen a la indispensable vía del Duomo.

Castel Nuovo-Maschio Angioino
Castel Nuovo-Maschio Angioino

Para llegar se puede tomar Via Port’ Alba y Via S. Sebastiano, de esta manera se puede admirar, por el camino, el patio del Monasterio de Santa Chiara y la plaza del Jesús Nuevo. O,  bien tomar vía Benedetto Croce que conduce a la Piazza San Domenico, via San Gregorio Armeno y San Biagio dei Librai. Ambas rutas, sin embargo, conducen a la característica Via del Duomo.

Es una buena zona para pensar en hacer una parada para almorzar. Atravesamos Port’ Alba y seguimos la calle del mismo nombre, a lo largo de la cual hay un mercado de libros muy agradable, hasta la plaza Bellini, llena de bares y pizzerías con sabores auténticos y muebles característicos; hemos elegido la pizzería  Bellini, un entorno histórico con precios razonables, en el que la pizza se sirve en platos de hierro para que podamos disfrutarla caliente hasta el último bocado.

Nos tomamos un tiempo para disfrutar tranquilamente del almuerzo y asimilar todo lo que hemos visto en estas horas.

Con el estómago lleno, ha llegado el momento de una de las atracciones más mágicas de Nápoles (y pronto comprenderán por qué usé el término “magia”): una caminata de unos diez minutos, siguiendo las señales, nos lleva a la capilla de Sansevero.

La entrada cuesta 7 euros, pero vale la pena, esta capilla es única en su género, nunca he visto tanta concentración de estatuas, una más bella que la otra. La reina de este escenario es sin duda la estatua del Cristo Velato, una de las más increíbles del mundo, siempre objeto de admiración y asombro; piensa que Canova (¡nadie más!) dijo que renunciaría a diez años de su vida para ser el autor de esta obra.

Todavía hoy, de hecho, la técnica empleada por el escultor Giuseppe Sanmartino para realizar una obra tan realista con un solo bloque de mármol sigue envuelta en el misterio; a lo largo de los años nacieron varias leyendas, la más difundida de las cuales cuenta que el velo en el que se envuelve al Cristo muerto fue hecho inicialmente de tela y que el Príncipe Sansevero había encontrado la manera de transformarlo en mármol a través de un misterioso proceso químico.

Seguimos persiguiendo las delicias del paladar en via dei Tribunali, y se llega hasta la pizzería de Gino Sorbillo, una de las más famosas de Nápoles, donde se puede comer la mejor pizza del mundo!

Pizzería Gino Sorbillo Napoles
Pizzería Gino Sorbillo Napoles

También merece la pena la vía San Gregorio Armeno, la Via dei Presepi, una maravilla para los ojos. Esta calle está salpicada de talleres artesanales donde se crean hermosos pesebres y estatuas, incluyendo las famosas caricaturas de personajes famosos. Caminar aquí es una experiencia que no hay que perderse, el arte  se cuida en cada detalle, desde casas, pastores, los políticos inevitables y croissants de la suerte, un día en Nápoles no se puede decir que está completo a menos que descubra este rincón pintoresco.

Obviamente no me resistí y regresé a casa con una figurita, ¡de hecho, fueron dos!

3.-Via Duomo

Una vez que llegas a Via del Duomo, sólo hay que admirar el Duomo, que es bastante famoso  por albergar la sangre de San Genaro. A continuación, se puede ir a través de San Pietro a Majella, sede del Conservatorio de Nápoles, pasando por lo tanto también a través de Costantinopoli y a través del Museo, donde se encuentra el Museo Arqueológico de Nápoles.

Una vez visitada, puede pasar por Via Santa Lucía y, una vez en Via Ferdinando Acton, tomar el autobús 601 en dirección a Piazza Garibaldi.

¿Qué decir a estas alturas? No sabía qué efecto me habría hecho Nápoles, quise verlo durante mucho tiempo para tener una idea, para tratar de entender los distintos juicios que siempre me han acompañado.

Calles de Napoles y San Genaro
Calles de Napoles y San Genaro

Y después de este día puedo decir con certeza que volveré, para descubrirlo de nuevo, a visitar la “Nápoles subterránea”, a almorzar a Gino Sorbillo y a pasar una tarde entre el paseo marítimo y Castel dell’ Ovo. Volveré a Nápoles para respirar la alegría de vivir, el amor por la tradición y el orgullo de esta ciudad.

Dónde Dormir en Napoles

Booking.com

[Total:1    Promedio:4/5]