Roma en 3 Días

Descubrir Roma al completo llevaría meses, si no años, pero visitar Roma en 3 días es todavía tiempo suficiente para darte una idea de la increíble belleza de la ciudad eterna. Muchas cosas para hacer en Roma, Monumentos y atracciones te esperan a la vuelta de cada esquina, cada paso es una sorpresa que no defraudará.

Hay muchos itinerarios para descubrir la capital. Puedes adaptarlos a tus intereses y al tiempo que tienes para dedicar a cada atracción. Te proponemos uno que le llevará a través de todos los principales lugares simbólicos de la ciudad y para los cuales Roma es única en el mundo.

Este es nuestro itinerario para visitar Roma en 3 días.Hemos partido siempre del Hotel Trevi Collection, en  Via di Capo le Case, 60, 00187, un hotel en lugar privilegiado desde que puedes ir andando a todos lados, por ejemplo la Plaza de España está a 5 minutos , y la Fontana de Trevi a 7, aproximadamente…Pero si te alojas en otro sitio, puede visitar los sitios turísticos que te recomendamos…

¿Qué ver en Roma en 3 días?

Especialmente para aquellos que no conocen en absoluto la capital de Italia , es necesario profundizar en lo que es una visión general de la ciudad que aborde los puntos más característicos que no debe perderse.En ese tiempo es imposible visitar todos las plazas, museos y palacios, pero se pueden ver los principales lugares turísticos.

En su viaje para descubrir Roma, te recomiendo que te muevas en transporte público (metro y autobús) y, para mayor comodidad y ahorro, tome el “Roma Pass” válido por 72 horas y que da acceso gratuito a todos los autobuses, tranvías y metro ATAC (la empresa municipal que gestiona el servicio público), así como la entrada a dos museos o sitios turísticos que puede elegir .

Además, al comprar el Roma Pass, recibirás un kit que incluye no sólo tu tarjeta, sino también un mapa con todos los puntos de información, estaciones de metro, direcciones y teléfonos de museos y lugares turísticos; la lista de establecimientos participantes a los que puedes acceder de forma gratuita; la lista de establecimientos participantes a los que puedes obtener descuentos e instalaciones; “. El precio del Roma Pass para 3 días es de 38,50 euros y también puedes comprarlo online.

Día 1

Piazza del Popolo

Una vez resuelto el problema de movilidad, en la línea A del metro de Roma se llega a la estación de Piazzale Flaminio desde donde se puede iniciar la visita del centro histórico. Cruza la calle y pasa por la poderosa puerta que da acceso a la Piazza del Popolo.

A su izquierda se encuentra la Basílica de Santa María del Popolo, situada justo encima de donde se encontraba el Sepulcro de los Domicianos, que albergaba los restos de Nerón.

La iglesia fue testigo de muchas renovaciones que durante la Edad Media y a manos de Bernini adquirieron el aspecto barroco que aún hoy es visible. El interior de la basílica vale la pena visitar porque contiene algunas maravillosas obras de arte como la famosa “Conversión de San Pablo” y la “Crucifixión de San Pedro” de Caravaggio, “La Asunción” de Carracci, algunos frescos de Pinturicchio como los interiores donde Rafael, Bramante, Bernini y Andrea Bregno fueron hechos a mano.

A la salida de la iglesia, justo delante de ella se encuentra la placa (colocada sólo en 1909) que conmemora los dos carbonari Targhini y Montanari que en esta plaza fueron decapitados en 1825  y cuya historia fue contada de manera ficticia en la película “En el Año del Señor”. Sus cuerpos fueron enterrados en el suelo cercano de la Muralla Torto, donde los ateos y los culpables de herejía eran enterrados.

La Piazza del Popolo, tal y como la vemos hoy en día, es el remake de su última modificación que se remonta a finales del siglo XIX y que dispuso el antiguo espacio diseñado por Valadier. Su actual forma elíptica se completa con una doble exedra ricamente decorada con fuentes y estatuas que avanza por un lado hacia el mirador del Pincio y por el otro hacia el Tíber.

Frente a la Porta del Popolo se pueden admirar dos iglesias perfectamente idénticas: Santa Maria dei Miracoli y Santa Maria in Montesanto, ambas construidas a finales del siglo XVII, que forman el comienzo de un tridente de calles compuestas por la Via del Corso (calle muy comercial y con numerosas tiendas) y las calles laterales Via di Ripetta y Via del Babuino.

En el centro de la plaza (hoy zona peatonal) se encuentra el Obelisco de Flaminio, de origen egipcio y que data de la época de Ramsés II (siglo XIII a.C.), traído a Roma desde Octavio en el año 10 a.C. Forma parte de uno de los trece obeliscos que hay en la capital y que originalmente se encontraba en el Circo Máximo donde se encontró a finales del siglo XVI roto en tres troncos.

Restaurada por Domenico Fontana, fue colocada en el centro de la plaza por Sixto V y, en el siglo XIX, enriquecida por una base con bañeras circulares adornadas con esculturas de mármol que representan leones, del Valadier.

En este punto, se puede tomar la calle a la derecha (Via Ripetta) que, después de unos pocos cientos de metros después de la Academia de Bellas Artes, le lleva a la Piazza Augusto Imperatore donde, en su centro es el Mausoleo de Augusto: el túmulo más grande que se conoce, 87 metros de ancho.

Después de una breve visita al monumento, visible sólo desde el exterior, continuar a lo largo de via del Corso, la histórica carretera que recorre más de una milla y media y conecta Piazza del Popolo con Piazza Venezia.

Desde finales del siglo XV hasta casi finales del XIX, la carretera fue utilizada para las famosas carreras de caballos de bàrberi y de ahí su nombre. Es una calle llena de tiendas donde se pueden encontrar palacios nobles como Palazzo Bonaparte, Palazzo Salviati, Palazzo Piombino, Palazzo Chigi, Palazzo Doria, Palazzo Odescalchi, Palazzo Ruspoli y otros.

Hacia el centro de Via del Corso se abre Via Condotti, una de las calles comerciales de lujo de Roma y mi consejo es, además de admirar los escaparates ricamente repletos de artículos de lujo de las firmas más famosas, tomar un café sentado en una de las mesas que se encuentran en el Antiguo Café Greco es otra de las cosas para vwe en Roma, para respirar un aire lleno de cultura y ambiente.Eso sí, hay que rascarse el bolsillo: un café capuchino 9 euros!!

Plaza de España

A la Piazza di Spagna se puede llegar en la estación de metro: España,con su famosa escalera de la Trinità dei Monti (completamente restaurada y devuelta a su antiguo esplendor) al pie de la cual se encuentra la famosa fuente de Barcaccia. Otra de las cosas qué visitar en Roma, son los palacios ocres que lo rodean, estos elementos arquitectónicos confieren a la plaza una elegancia incuestionable del siglo XVIII

Plaza de España, Roma
Plaza de España, Roma

Fontana de Trevi

Frente a la escalera de la Plaza de España se encuentra  Via dei Condotti, un destino para los amantes de las compras lujosas.

A lo largo de la calle se encuentran las tiendas más elegantes de Roma. Si tus bolsillos lo permite, no pierda la oportunidad de comprar.

Caminar hasta Via del Corso (otra calle comercial) desde donde se puede llegar a la espectacular Fuente de Trevi, la más grande y famosa de las fuentes romanas.

De repente llegas a la fuente, con un impacto emocional que te deja sin aliento.!Si hay cosas qué visitar en Roma, y es esta Fuente, de noche y de día!

Fontana di Trevi, Roma
Fontana di Trevi, Roma

Pantheon

Después de parar en la Fontana de Trevi, tomar las fotos inevitables y comer algo o un helado, cruzar Via del Corso y dirigirse al Panteón, otra de las atracciones turísticas de Roma más importantes.

Junto con el Coliseo, el Panteón es uno de los grandes símbolos de Roma y el monumento antiguo mejor conservado de la capital.

Una visita al edificio le dejará asombrado, con la cúpula de hormigón más grande del mundo y su interior cubierto de mármol.Em su interior se ecnuentra la tumba de Rafael y la de algunos monarcas italianos.La entrada es gratis.

panteon
Interior del Pantheon, Roma

Trastevere

Tradicionalmente un barrio obrero con gente pobre, pero hoy de moda y chic, Trastevere es una de las lugares de interés más animados de Roma, donde conviven turistas, intelectuales y extranjeros, pero que aún conserva un carácter auténticamente romano.

Pasea a través de los callejones de color ocre del lugar y visita  la Piazza Santa Maria  con su espléndida basílica y  Piazza Trilussa, la Basílica de Santa Cecilia .

Si quieres disfrutar de una magnífica vista de la ciudad eterna, sube la colina hasta la cima del Janículo, cuyos edificios fueron declarados Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

Termina el  día de tu visita a la ciudad de Roma en 3 días con una cena en uno de los muchos restaurantes, bares y trattorias del barrio.Hay de todos los precios.Desde el menú turístico por 10 euros en el bullicioso Carlos Menta, hasta las porciones de pizza en la Panetteria Romana en Via de la Lungaretta.

Día 2: El Imperio Romano

Plaza del Capitolio

La Colina Capitolina es una de las siete colinas donde se fundó Roma y donde la leyenda cuenta que los gansos que se encontraban en la valla del Templo de Juno, advirtieron a los romanos del intento de los galos de su asalto a la ciudad.

Hay muchas curiosidades para ver en esta Plaza del Capitolio según los dictados de Miguel Ángel en el centro de la cual se encuentra la estatua de bronce de Marco Aurelio.El original se encuentra en los Museos Capitolinos  situados a la derecha de la plaza. Los museos capitolinos son el museo público más antiguo del mundo y merecen una visita.

La cercana Via dei Fori Imperiali (‘Vía de los Foros Imperiales’) le permite admirar los restos del núcleo más importante de la Roma Imperial y, desde el primer día de su visita a Roma, sólo podrá verlos desde el exterior mientras llegamos al Anfiteatro Flavio.

Esquivando los centuriones que se proponen para una foto y los numerosos guías y puestos de venta de recuerdos romanos hechos en Corea, se puede entrar en lo que es el monumento más famoso del mundo: el Coliseo.

roma

Respirar el aire de esta arena donde se llevaron a cabo los juegos de gladiadores, es como dar un paso atrás en el tiempo donde cada uno puede dibujar su propia fantasía. Desde la estación de metro cercana (estación de Colosseo) se puede volver a cerrar el primer día.

Es aconsejable comprar la entrada, pero sobre todo reservarla online para evitar la cola con un pequeño suplemento d 2€. Puedes hacerlo Haciendo click aquí.

Ojo, hay que estar pendiente de la cola exacta aunque se compre la reserva.Primero hay que ir a unas taquillas situadas en la zona derecha.UNa vez canjeados los tickets ir a la entrada, pero en la de reserva online, en la que apenas hay nadie a diferencia de la general.

No lejos del Coliseo se encuentra el Arco de Constantino, el más famoso de los arcos triunfales romanos y uno de los últimos monumentos de la antigua Roma.

Después de tomar algunas fotos de recuerdo, te alejas los Foros Imperiales y llegas al Foro Romano, una vez que el corazón palpitante de Roma, que estará a su izquierda.La entrada del Coliseo incluye también la entrada al Foro y a Palatino.

En la parte superior de la carretera se extiende toda la zona de los Foros Imperiales, el complejo arqueológico que contiene todos los foros construidos por los distintos emperadores entre los años 42 y 112 a.C.

Se pueden admirar desde Via Alessandrina hasta la imponente Columna de Trajano, construida en honor a la victoria de los Romanos sobre los Dacios, junto con el Mercado de Trajano.

No hay muchos restaurantes o bares en esta ruta, así que te recomendamos que comas algo  una vez que llegues cerca de la columna de Trajano.

Alternativamente, si las piernas lo permiten, se puede llegar al barrio Rione Monti (desde el Foro Imperial tomar vía Cavour y luego girar en via dei Serpenti). Es un barrio lleno de cuesta arriba, pero lleno de restaurantes, clubes de moda y bistros.

Piazza Venezia

Una vez que se haya refrescado y descansado un poco, dirigiros a Piazza Venezia para visitar el Vittoriano, monumento nacional a Víctor Manuel II, o Altar de la Patria, en honor al primer Rey de Italia.

Altar de la Patria, Roma
Altar de la Patria, Roma

La valoración de este lugar  divide a los visitantes en dos grupos: los que la aman y los que la odian. Por supuesto, es imposible ignorarlo.

Construido para conmemorar la unidad de Italia, hoy está dedicado al soldado desconocido.

Por favor, ten  en cuenta que, por respeto al lugar, los controles son estrictos.

La vista desde la terraza en la parte superior es inigualable. Se puede llegar a la cima del Vittoriano con el ascensor panorámico de cristal accesible desde el lateral del edificio.

Día 3: Ciudad del Vaticano

Destino de peregrinación de todo el mundo, la ciudad conserva preciosas obras arquitectónicas de todas las épocas relacionadas con el catolicismo.

Para llegar, se puede coger la línea A del metro y bajarse en la estación de Ottaviano y caminar por la calle hasta la cercana Piazza Risorgimento y desde allí, continuando por Via di Porta Angelica, llegarás a la columnata que rodea la Basílica de San Pedro.

Conforme te vas acercando a San Pedro, los guías te acosaran de forma incansable.Mi recomendación es que ni contestes porque no te dejarán en paz.

Basílica de San Pedro.

La mayor de las cuatro basílicas de Roma y el centro del catolicismo se define como la Madre de todas las Iglesias de Roma y del Mundo: 218 metros de largo y 133 metros de alto, ocupa 23.000 metros cuadrados. En su interior se conservan 45 altares y 11 capillas repletas de estatuas y obras de arte de inestimable valor.

basilica san pedro
Cúpula de San Pedro y Columnata de Bernini

La visita es gratis(salvo para subir a la Cúpula) , pero las colas son enormes.

Es aquí donde se celebran las funciones Papales y las celebraciones principales, así como la apertura y clausura de los Jubileos.

Fue construido en otro sitio preexistente, ordenado por el emperador Constantino y que data del siglo IV, en un terreno que albergaba el circo Nerón y una necrópolis donde, según la leyenda, allí  fue enterrado San Pedro.

Oa sugiero que completen su visita a la Basílica de San Pedro, para luego descubrir sus catacumbas donde descansan los restos mortales de muchos papas. Visita virtual de la Necropolis.

Museos Vaticanos

Después de admirar la imponente Basílica y la plaza de enfrente, no se puede evitar ir a los cercanos Museos Vaticanos, que se encuentran a poca distancia.Eso sí, hay que armarse de paciencia y dedicarle tiempo para ver todo lo hay.

Después de que Julio II decidiera construirlos en el siglo XVI, los Museos albergan la obra maestra de las obras maestras: la Capilla Sixtina pintada por Miguel Ángel y las Estancias Vaticanas con frescos de Rafael Sanzio. En un área de unos siete kilómetros de pasillos y salas, con cinco millones de visitantes al año, es el sexto museo más concurrido del mundo .

Capilla Sixtina
Capilla Sixtina

Las obras expuestas incluyen a los artistas más importantes de todas las épocas, como Giotto, Caravaggio, Raffaello, Leonardo da Vinci, Chagall, Van Gogh, Matisse, Gauguin, De Chirico, Kandinsky y muchos otros.

Si quieres  evitar la cola, reserva online tu entrada  ¡4€ más merecen la pena! Puedes hacerlo Haciendo click aquí.

Si hay que descansar,  toma un merecido descanso para comer y recuperar fuerzas. Ten  en cuenta que el área alrededor del Vaticano está llena de pizzerías y trattorias…y si no, en la cafetería del Museo.

Castel Sant’Angelo

Después de salir del museo, por la Via della Conciliazione se llega al Castel Sant’Angelo, la fortaleza papal construida en la Edad Media sobre los restos del mausoleo del emperador Adriano. (siglo II d.C.).

No salgas de la fortaleza sin hacer una parada en la Terrazza dell’Angelo, desde donde podrás disfrutar de una espectacular vista de la ciudad.

Piazza Navona y Campo Dei Fori

Continúa tu itinerario para visitar Roma en 3 días cruzando el Puente de Sant’Angelo, y da un paseo por callejones y plazas que aún mantienen un auténtico encanto romano. Dirígete hacia la Piazza Navona, la quintaesencia de las plazas romanas. Déjate fascinar por los hermosos palacios barrocos y las exuberantes fuentes (incluyendo los Cuatro Ríos de Bernini). La plaza se caracteriza por una gran afluencia de turistas, retratistas y artistas callejeros que la llenan a cada hora del día y de la noche.

Si quieres tomarte un descanso, puedes ir a la cercana Piazza Sant’Eustachio y entrar en el Caffè del mismo nombre: el restaurante no es nada especial, pero sirve el mejor café espresso de la ciudad.

A continuación, volver a la Piazza Navona y salir de la plaza hacia el sur. Atravesar Corso Vittorio Emanuele y seguir por Via dei Ballauri hasta Campo dei Fiori con la famosa estatua de Giordano Bruno, un monje hereje condenado a la hoguera durante la época de la Contrarreforma.

La plaza es uno de los puntos más importantes de la vida romana: durante el día, un mercado lleno de gente, y por la noche, un lugar donde tomar una copa.
Terminada la noche del itinerario de visita a Roma en tres días, es buena idea una cena en los alrededores de esta zona.

Mapa de Roma